TRÁGICA HISTORIA DE MORI HIKIKO (Leyenda)

Mori Hikiko era una joven-cita de alguna parte de Japón cuyos padres la hacían víctima de maltrato infantil,razón por la que concurría a las clases con señales de golpes en su rostro y cuerpo.
Sus compañeros, lejos de solidarizarse con ella,la despreciaban y la hacían objeto de sus burlas.Sus maestros,en lugar de ocuparse de ese grave problema,fingían no notar nada extraño.Llama la atención,que en una sociedad con estándares de cumplimiento y corrección sociales cómo el Japón haya sucedido un hecho de tamaña gravedad,pero según la leyenda,ha sido así.
Mori Hikiko deambulaba entre la escuela y su hogar sin hablar con nadie,sin que nadie se aviniera a hacer amistad con ella,y ante la indiferencia o crueldad de sus padres,quienes descargaban en ella sus frustraciones cotidianas.Si no estaban enfadados con ella,simplemente la ignoraban.
La desgracia comenzó a desatarse una tarde en que encontró un pequeño gato vagabundo en los alrededores de la escuela. Lo adoptó cómo mascota y se sintió muy feliz,luego de tantos y tan largos años de soledad,de tener por fin un compañero.Cómo sabía que sus padres se negarían a dejar entrar un animal en la casa,consiguió una caja para que hiciera las veces de hogar de su mascota y le procuró alimento diariamente.
Para que sus maullidos no alarmaran a sus padres o a sus vecinos,escondió la caja en un lugar apartado,en cercanías de la escuela.Por un tiempo,Mori estuvo contenta con su suerte.
Eso se notaba en su forma de vestir y en su talante,durante las clases.Casi nadie le prestaba atención,por lo que pocos notaron el cambio.
Sin embargo,hubo dos compañeros de clase que se preguntaron que era lo que le sucedía a esa joven,habitualmente tan tímida y retraída que soportaba en silencio las burlas de sus compañeros.Decidieron seguirla una tarde al finalizar las clases.
Cuando,una vez más,Mori se reencontró con su gatito para llevarle alimento y ponerse a jugar,los malvados muchachos planearon de nuevo propinarle un disgusto. Al día siguiente,llevaba su alegría al encuentro con su mascota,cuando advirtió que el gato no estaba en la caja, ni se lo veía u oía por los alrededores. Mori se desesperó. Buscó afanosa mente por todas partes,pero sólo halló una nota que decía que si quería volver a ver a su gatito,debía ir inmediatamente al aparcamiento en dónde los maestros y profesores estacionaban sus automóviles. Mori acudió corriendo. Al llegar, vio a sus dos compañeros escondidos junto al automóvil del maestro de la clase a la que concurrían.En sus manos tenían al gato. Mori rogó que se lo devolvieran,pero por toda respuesta,y sonriendo malignamente,los muchachos ataron al gato a la parte de atrás del automóvil del profesor justo en el momento en el que éste se disponía a subir al vehículo,sin advertir lo que estaba pasando frente a sus narices. Arrancó su automóvil,pero antes de que pudiera ponerlo en marcha,Mori se había aferrado a la cuerda que ataba a su gato.
Fué arrastrada durante varias cuadras antes de que alguien notara que el maestro llevaba una niña colgando de su automóvil. Cuando se detuvo y varios transeúntes se dispusieron a ayudarla,ya era tarde.
El animalito había sobrevivido,pero Mori,en su esfuerzo por salvarlo,había golpeado demasiadas veces contra el pavimento.Estaba muerta. Transcurrieron varios meses.
Un día los dos muchachos que habían atado al gato de Hikiko al automóvil del profesor,y que nunca habían confesado su culpa,faltaron a la clase. Cuando la escuela se comunicó con sus padres,éstos dijeron que habían salido temprano hacia el establecimiento.
Se organizó una búsqueda. Fueron encontrados muertos en el estacionamiento de la escuela,donde habían atado al gato de Mori al automóvil del profesor. Habían sufrido tal golpista que los cadáveres sólo eran reconocibles por el uniforme de la escuela. Ese mismo día,las autoridades hallaron los cuerpos de los padres de Mori en su casa.
Estaban muertos a golpes. Convertida en un muerto viviente,alimentado por la sed de venganza del espíritu de la mujer vengadora,Mori Hikiko protege en el Japón a los niños que son maltratados por sus compañeros o sus familiares,y a los niños que tienen por mascota un gato.
Hay quiénes afirman haberla visto,caminando lentamente,con las señales de golpes y maltratos,y de haber sido arrastrada por un vehículo,por las noches del Japón,VIGILANDO QUE LOS MATONES RECIBAN SU CASTIGO.

El fantasma respuesta (Ritual)

Para jugar el juego necesitas 10 personas con 10 teléfonos móviles.
Paso 1: reunir a 10 personas en un círculo suelto. Cada persona debe tener el número de la persona a su izquierda en su teléfono.
Paso 2: Contando hasta 3, cada persona debe presionar el botón de llamada para llamar a la persona a su izquierda.
Paso 3: Todo el mundo pone su teléfono en su oído y escucha.

Ya que todo el mundo está llamando a todo el mundo al mismo tiempo, todos los teléfonos deben estar ocupados. Nadie debe recibir una respuesta.
Sin embargo, lo que va a suceder es que una persona va a encontrar que su llamada se respondió misteriosamente y se oirá una voz en la otra línea.
Esta es el “fantasma respuesta”.
Cuando usted está en el teléfono con el hombre respuesta, puedes preguntar lo que quieras. Él contestará cualquier pregunta que le formule.

Sin embargo, después de que él le da su respuesta, tendrá una pregunta para usted. Dicen que, si responde a su pregunta de forma incorrecta o no es capaz de proporcionar una respuesta, una mano grande y nudosa aparecerá en el teléfono y arrancará una pieza de su cuerpo.
El fantasma se dice que es de  un niño que nació deformado y sin brazos ni piernas y que recolecta partes humanas de otros para convertirse en humano.

Hanako-San la Niña del Baño

hanako-san

Hanako-San es una niña fantasma (adolescente en algunas versiones) que acecha en los baños de las escuelas japonesas. Los japoneses la llaman “Toire no Hanako-San”, que literalmente significa “Hanako del baño”.

Ella tiene el pelo ligeramente corto, negro y lacio, usa una falda roja y su mirada, según cuentan, es capaz de helarle la sangre al más valiente.

Habita el tercer cubículo de los baños del tercer piso; en otras versiones de la leyenda, el cuarto cubículo; ya que, en Japón, el 4 es considerado un número maldito por su semejanza fonética con la palabra ‘shi’ (muerte). Su espíritu generalmente pena en los baños de mujeres, pero no son pocos los casos de chicos que han salido despavoridos por encontrársela en medio del mal olor, la humedad y la penumbra, ya que ella suele preferir los baños descuidados y poco iluminados, por lo cual los profesores, aprovechándose del miedo que inspira Hanako-San, recomiendan a sus alumnos mantener limpios los baño.

El riesgo de encontrarte con Hanako-San es mucho mayor si estás solo o sola: entonces, ni pienses en abrir la tercera o cuarta puerta, porque allí la vas a encontrar, y la mirada que te dedique rondará tus pesadillas por el resto de tu vida, puesto que la habrás hecho enfurecer al irrumpir su privacidad (eso si consigues sobrevivir)…

Por otra parte, cuentan que, si no abres la puerta tres o cuatro pero sientes una presencia en el baño, muy probablemente se trata de Hanako-San. ¿Existe forma de averiguarlo? Por supuesto, provocándola, incitándola a manifestarse, para lo cual puedes tocar la puerta tres veces, llamarla por su nombre, o hacer la pregunta clave: “¿Hanako, estás allí?”… No es seguro que te responda, aunque si lo hace, la mayoría de versiones cuentan que  dirá con voz baja y calmada: “Sí, estoy aquí”. Una vez que sepas que está allí, realmente tendrías que tener agallas para abrir la puerta, pues estará aún más enfadada que en los casos de quienes abren la puerta sin haber preguntado. No obstante, si tienes un examen en el que hayas obtenido la máxima nota, puedes estar tranquilo pues se dice que Hanako-San se calma y desaparece (desvaneciéndose) cuando ve que eres un gran estudiante… Sin embargo, una versión afirma que ella, tengas o no el examen, desaparecerá metiéndose en el inodoro y accionando la válvula…

Ahora bien, hasta ahora solo se ha presentado la visión más extendida de la leyenda, ya que existen conocidas variaciones en las que Hanako-San se manifiesta de formas sencillamente aterradoras:

• En la prefectura de Yamagata, cuentan que Hanako-San no siempre responde con voz calmada: puede responder con voz ronca, como de poseída por el Diablo, y entonces, aunque no mueras, podría atacarte o asumir un aspecto tan monstruoso que necesites varias visitas al psicólogo… O bien, según otra creencia de Yamagata, es mejor que jamás abras la puerta pues Hanako no es una niña sino un demonio que emplea voz de niña para que los curiosos caigan y se queden helados al ver que en realidad se trata de un engendro con tres metros de altura y tres asquerosas y viscosas cabezas de lagarto.

• En cierta escuela de la ciudad de Kurosawajiri, cuentan que, si te metes al cuarto cubículo y dices tres veces “ichibanme hanako-san, nibanme hanako-san, sanbanme Hanako-san” (primera Hanako, segunda Hanako, tercera Hanako), una mano blanquecina aparecerá por encima de la puerta del baño, resplandeciendo espectralmente con su luz de ultratumba…

• En una escuela de la ciudad de Yokohama, los alumnos creen que, si vas al cuarto cubículo del baño delos chicos y le das vueltas al inodoro unas tres veces o más mientras insultas a Hanako-San, una mano ensangrentada ascenderá desde el hueco del inodoro e intentará atraparte.

• Diferente a las anteriores, en muchas escuelas de Japón existe la superstición de que, si te raspas la rodilla en el patio de la escuela, te podría salir el temido “Hongo Hanako”, el cual es como una manchablanquecina que, según cuentan, de alguna u otra forma te transmite Hanako-San desde su costra, puesto que ésta está llena de ese tipo de hongo.

Probablemente te preguntarás cuál es el origen de Hanako-San, y desde cuándo empezó a hablarse de ella. La verdad es que ésta chica fantasma ha estado en boca de los japoneses desde la década de los ochenta, ya que en ese entonces emergió como leyenda propia de la cultura popular urbana. No obstante hay quienes dicen que ya en los años cincuenta se hablaba de Hanako-San, aunque mucho menos. En cuanto a su origen, se han planteado las siguientes versiones:

• Durante la Segunda Guerra Mundial, Hanako-San estaba jugando a las escondidas cuando ella y los demás alumnos fueron sorprendidos por una alarma de bombardeo, y entonces ella se escondió en el baño y allí murió cuando las bombas enemigas la volaron en pedazos…

• El padre de Hanako-San era un sujeto abusivo, violento, pervertido y medio loco, que cierto día enfurecido la persiguió para matarla, dándole muerte en un baño después de que ésta se escondiera allí.

• Hanako-San murió en un accidente. Unas versiones (en Fukushima) dicen que se cayó por la ventana de la biblioteca de la escuela; otras, más coherentes, que se cayó por la ventana del baño.

• Parecida a la del padre, una versión cuenta que la madre de Hanako tenía problemas mentales y estaba perdiendo progresivamente la cordura, hasta que un día perdió la razón e intentó matar a su hija, dándole muerte en el baño, lugar en el que Hanako se había escondido.

• La más siniestra de las versiones, cuenta que la escuela (muy probablemente un internado) de Hanako estaba en un área boscosa, y Hanako había salido a dar un paseo entre los árboles, cuando de pronto se percata de que un hombre (con un hacha en la mano) la estaba mirando en forma perversa y malintencionada, ante lo cual ella se asustó y echo a correr rumbo a la escuela (que al parecer estaba casi vacía en esos momentos), ocultándose en un salón, donde estuvo agazapada hasta que, ante la proximidad de las amenazantes pisadas, corrió rápidamente al baño, donde se ocultó en el cuarto cubículo, cerrando la puerta con picaporte. Sin embargo el hombre escuchó el ruido de la puerta y sabiendo donde se escondía dijo en voz alta: “”hanako-san asobimashou” (¡Vamos a jugar, Hanako!)… Y entonces comenzó a fingir que la buscaba, hasta que llegó al baño y a hachazos, destrozó la puerta del baño y el despedazó a  Hanako…

• Por último, algunos creen que Hanako se suicidó en el baño, cosa que sí es creíble puesto que Japón tiene uno de los mayores índices de suicidios, incluyendo casos de adolescentes y niños, los cuales algunas veces se han matado por la presión social en torno a la obtención de buenas notas, tales como las que hacen que Hanako se desvanezca… ¿será por coincidencia?…